Seleccionar página

Ideas para lidiar con el estrés en los niños
Numerosos niños se ven afectados por diferentes tipos de estrés, y en este artículo proporciono sugerencias sobre cómo los padres pueden ayudar mejor a sus hijos durante estos momentos. Pueden tener pesadillas y experimentar una pérdida de confianza en sí mismos como resultado del estrés. Espero que hayas encontrado este ensayo interesante y útil.
Niños que tienen terrores nocturnos
Hay una variedad de razones por las que los niños pueden comenzar a tener pesadillas. Tengo dos hijos, los cuales se despertaron llorando e infelices en diferentes etapas de sus vidas a lo largo de los años.

Después de ver la película El Señor de los Anillos, mi pequeño hijo empezó a tener pesadillas. Se divirtió mucho viendo el video y expresó su deseo de verlo con frecuencia, incluso recreando algunas de las escenas de combate. El video en sí es muy largo y, por lo general, lo estaría viendo solo, ya que su madre y yo estaríamos preocupados con otras actividades en ese momento.

Consideré la posibilidad de que esta imagen fuera el catalizador para que comenzara a experimentar este tipo de pesadillas y llegué a la conclusión de que así era. Luego me propuse sentarme con él y verlo con él, diciéndole constantemente que los individuos no habían muerto y que solo estaban fingiendo. De hecho, me propuse reírme de algunos de los momentos más sangrientos y hacer comentarios como «como si alguna vez fuera a suceder». Esto, junto con el hecho de que solo se le permitía ver el video una vez a la semana, ayudó a poner fin a esta época de pesadillas.

Tener pesadillas después de una enfermedad no es raro entre los niños. Esto puede ocurrir después de que se complete un período de tiempo fuera de la escuela. Pueden empezar a preocuparse por haberse atrasado en su trabajo o por no poder reintegrarse a su círculo social una vez más. Alternativamente, pueden estar preocupados de que su mejor amigo haya hecho un nuevo mejor amigo.

En este caso, le recomendaría que vuelva a introducir al niño en el trabajo que estaba haciendo antes de la enfermedad cuando el niño se sienta bien y antes de que regrese a la escuela. También puede solicitar que el instructor proporcione parte del trabajo que el niño no ha realizado para ayudarlo a ponerse al día. La noche antes de que mi hijo regrese a la escuela, llamo personalmente a los padres de los compañeros de clase de mi hijo y les pido que traigan a sus hijos para cenar y jugar.

Como resultado, cuando mis hijos están enfermos, siempre les digo que no se preocupen por faltar al trabajo o por sus amigos, ya que conocen mi forma de trabajar y mis procedimientos.
Los niños que están bajo estrés
Llegó un momento en que mi hija se puso ansiosa porque no la colocaron en ninguno de los primeros grupos en los muchos cursos en los que estaba inscrita en su escuela. Se sentía como un fracaso y que nos avergonzaríamos de ella si la viéramos en público. Le dije que sabíamos que estaba dando lo mejor de sí en la escuela y que siempre estaríamos orgullosos de ella mientras siguiera dando lo mejor de sí. Después de todo, no todos los niños tienen la oportunidad de participar en estos grupos de élite.

Le recordé que era miembro de los equipos de netball y atletismo, y traté de persuadirla para que adoptara un estado de ánimo más positivo.

Ahora entiende que incluso si cree que no puede hacer un determinado trabajo, debe intentarlo de todos modos. Cuando comete un error, siempre habrá alguien allí para señalar dónde se equivocó para que pueda aprender de su error y evitar volver a cometer el mismo error.

Es fundamental para nosotros, como padres, abstenernos de criticar a nuestros hijos con demasiada frecuencia. Esto puede llevarlos a tener miedo de fallar e incluso negarse a emprender algunas actividades por completo.

Haga que el trabajo escolar sea agradable para ellos para mantenerlos motivados. Es importante elogiar a los niños con la mayor frecuencia posible cuando realizan bien una tarea, ya que esto ayuda a aumentar su autoestima. En lugar de gritarle al niño cuando se está portando mal, trate de hablarle como si fuera un adulto en lugar de un niño.

Finalmente, siempre me esfuerzo por tratar a mis propios hijos de manera justa y tranquila, sin importar su edad. Si no obtienen calificaciones perfectas en la escuela, quiero que sepan que estoy orgulloso de ellos, independientemente de su desempeño. Si tienen pesadillas, quiero averiguar por qué las tienen y detener cualquier patrón que esté pasando con ellos. Hago un esfuerzo por averiguar qué es lo que preocupa a cada niño y luego les ayudo a encontrar una solución a su problema.